En un lugar de la Mancha… el local de los hermanos Sedeño se sitúa para reunir tradición con actualidad, de la mano de la interiorista Maica Díaz.

Con un espacio que da de comer a un público de lo más variado. La necesidad de esta reforma llega con apremio debido a el gran salto que impulsa su chef, Fernando Sedeño, realizando un recetario que reúne comida clásica del terreno y recetas de autor que sorprenden, debido, en gran parte, a la situación del local, un lujo para un pueblo de tan pequeñas dimensiones.

Según Maica Díaz, “La estética era la de un espacio que ha resistido en el tiempo y que pedía reforma para estar a la altura de su cocina. Era el momento del gran cambio, pero respetando su diverso público de siempre. Ahí residió el gran reto; Diferentes formas de comer y un mismo espacio, desde menú rápido del día para trabajadores hasta reuniones de empresa, además de realizar eventos, lo que suponía trazar nuevas distribuciones de mobiliario en días concretos”.

Desde su estudio, se diseñan distintas zonas con formas diferentes de sentarse, desde una bancada más informal hasta confortables sillas y mesas con mantel para dar lugar a que los distintos clientes se sientan cómodos en el mismo espacio. Con una mínima obra se prioriza camuflar los aparatos de aire acondicionado existentes con un juego de palillería en contraste con el neutro color de las paredes, a partir de ahí se crea una estantería que divide los espacios y respira a la vez de ambas zonas. La zona de botelleros verticales viste una de sus paredes y comparten material con el resto de mobiliario de madera. Un espacio neutro y acogedor que gracias a su interiorista sobrevivirá a las modas y a el paso del tiempo.


El objetivo de la reforma era actualizar el restaurante que llevaba abierto desde 1997. La estética del restaurante no estaba en conexión con el servicio y necesidades de ésta empresa familiar. El plan era sorprender con un cambio radical del espacio, realizando la mínima obra posible.


Los materiales se escogieron teniendo en cuenta la mala acústica del local y elementos existentes con poca belleza estética. Era importante camuflar los aparatos de aire acondicionado existentes e incorporar madera para mejorar el sonido. El color del espacio y la iluminación se escogieron teniendo en cuenta las diferentes zonas del restaurante, que reúnen a un público muy distinto al mismo tiempo.


Tras el gran cambio, ahora el local está en sintonía con el nivel de servicios que ofrece y necesidades que tenía, además de haber dado solución a los propietarios para dar servicio a diferentes tipos de comensales en un mismo espacio.

  • Interior Designer: Maica Díaz
  • Carpintería: Juan García Santa Cruz
  • Mobiliario: Casuals Solutions
  • Mobiliario: Moinde
  • Iluminación: Elecbel

Posted by Maica Díaz

Maica Díaz. Madrid, 1980 Licenciada en Bellas artes por la Universidad Complutense de Madrid, en la especialidad de Artes Plásticas. Durante los años de Universidad comenzará a pintar al óleo su temática central, espacios, luces, sombras y reflejos, suelos geométricos, puertas que se abren, ventanas… Comienza a interesarse por la perspectiva, la geometría y las tres dimensiones; Completa su formación estudiando Arquitectura de Interiores en la escuela de diseño iade de Madrid. Trabaja durante 5 años en estudios de Interiorismo y a partir de entonces retoma su pasión inicial junto con su experiencia con el espacio, trabajando en su estudio como Interiorista y diseñadora gráfica además de seguir pintando al óleo. Conoce más sobre sus trabajos en: Maica Díaz on behance.

Leave a reply

Your email address will not be published.